Optimistas!!

 El optimista tiene siempre un proyecto; el pesimista,  una excusa.

El que seamos optimistas o pesimistas, determina significativamente nuestra  actitud ante la vida. Y en definitiva, es esa actitud personal la que da forma a  nuestros resultados. Ultimamente he estado pensando bastante sobre este concepto  de optimismo y pesimismo. Y personalmente, creo que una persona es optimista o  pesimista en función de tres factores:

1.-El modo en que INTERPRETA su pasado. 2.-El modo en que VIVE su  presente. 3.-El modo en que IMAGINA su futuro.

Esa es para mi la gran clave que marca toda la diferencia. El modo de INTERPRETAR, de VIVIR y de IMAGINAR.

¿Qué es el optimismo? Es la sana creencia de pensar que las cosas que han  sucedido en nuestro pasado -independientemente de que hayan sido buenas, malas o  regulares-, han sido positivas para nosotros. La persona optimista INTERPRETA su  pasado de manera positiva a pesar de haber experimentado dificultades. Entiende  esas dificultades como oportunidades de crecer y hacerse más fuerte. La  persona optimista VIVE el presente enfocándose en todo lo positivo que hay en su  vida. Decide conscientemente fijar su atención en lo que está bien. Es como la  historia que suelo contar en mis cursos de alguien que lleva una camisa blanca,  en la que se ha hecho una mancha diminuta con un bolígrafo de color negro. El  pesimista siempre enfocará en ese punto negro, a pesar de que el 99,99% de la  camisa tiene un blanco inmaculado. Y sobre todo, la persona optimista IMAGINA  un futuro positivo. Piensa que las cosas van a salir bien. Se levanta cada día  creando una expectativa positiva, anticipando en su imaginación un desenlace  positivo para las cosas que emprenderá.

Piensa por un instante en tu propia forma de INTERPRETAR el pasado, de VIVIR  el presente y de IMAGINAR el futuro. ¿Crees que eres una persona optimista o  pesimista? En esos tres elementos descubrirás la clave para determinarlo,  teniendo siempre presente que solo es necesario un instante y una decisión para  comenzar a convertirte en un optimista redomado. Es tan sencillo como comenzar a  interpretar tu pasado como lecciones que puedan servirte para mejorar, comenzar  a vivir el presente enfocando en todo lo positivo que hay en tu vida, y comenzar  a imaginar un futuro totalmente apasionante e inspirador. Y como argumento  final de por qué es importante convertirte en una persona tremendamente  optimista, permíteme formularte una última pregunta:

¿Conoces a algún pesimista que sea feliz?

La respuesta está clara. La auténtica felicidad solo aparece cuando  enfrentamos la vida desde una actitud de pleno optimismo.

 

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s